Demasiada nostalgia

Siendo fan de los videojuegos, el día de hoy me topé con un anuncio que dice que vamos a tener una nueva colección de los juegos de Megaman para la actual generación de consolas (PS4, Xbox One).

No voy a negar que me hace feliz ver esos juegos de 8 bits una y otra vez, pero me hace preguntarme algo: ¿será que vivimos en la nostalgia?

Muchas cosas han vuelto del pasado, al parecer para quedarse.

Como buen mexicano “millenial” que pasó su infancia en los 90’s. ¿Recuerdas los famosos “Pepsilindros”?

Si, aquellos botes con popote que canjeabas en la tienda de la esquina por un número de corcholatas de Pepsi para que tu mamá te pusiera agua para la escuela toda la semana y lo usaras durante el recreo o luego de la clase de deportes.

Hasta hubo un auge en la venta de correas con las que podías llevarte el cilindro colgador del hombro.

Bueno, pues este año también regresaron… y no en forma de fichas como Alf. (Otro tema lleno de nostalgia).

Volviendo al tema. Parece que a la gente le encanta oír siempre frases como “Recuerdas cuando…” o “Vuelve del pasado…”. Explotar la nostalgia es una táctica común en marketing para volver a presentar un producto que fue muy querido, con la esperanza de volver a tener el éxito que tuvo en ese entonces.

Sin embargo, vuelvo a la pregunta ¿Será que vivimos demasiado tiempo en la nostalgia?

No digo que sea malo, pero añorar siempre el pasado podría no ser del todo algo sano o que te permita disfrutar de tu presente.

Muchos de mis amigos, (cuando tengo oportunidad de verlos ahora), platicamos de cosas del pasado y añoramos de alguna u otra manera aquella época en la que no pensábamos que iba a ser de nosotros. Y si vamos a recordar, lo más seguro es que en tus conversaciones que tuviste durante la adolescencia, platicabas con tus amigos de sus recuerdos de infancia.

No digo que sea malo, solo pienso que quizás el estar atrapado en el pasado y querer volver a vivirlo, a veces no te deja avanzar.

Que chistoso que todo esto lo haya causado un simple videojuego de hace más de 20 años, pero me se me hizo interesante preguntarme sobre la nostalgia. Ese sentimiento de volver a “épocas más felices”.

Creo que a todos nos pasa que pensamos que en el presente no somos del todo felices, y muchas veces pensamos que el pasado fue lo más feliz de nuestras vidas. Pero no pasará que en el futuro, cuando nuevamente pensemos que no somos felices, ¿vamos a recordar este exacto y preciso momento del presente que se convirtió en pasado como “el más feliz de nuestras vidas”?

La manera de ver las cosas cambiar dependiendo la época y la situación, y recordar es algo muy bello; pero a veces añorar demasiado el pasado puede convertirse en algo enfermizo.

Que risa que algo tan banal como un anuncio de un juego viejo me haya puesto a pensar en esto, pero ha sido un momento en el que me estoy poniendo a analizar mi situación actual, y trato de visualizar un poco el futuro… Pero no puedo evitar recordar el pasado.

Estando en una ciudad diferente, con gente muy diferente de aquella con la que crecí, con problemas diferentes, me ha hecho pensar que definitivamente hoy… no soy feliz.

Pero a pesar de los problemas, a pesar de la gente y a pesar de la situación, trato también de entrever un poco más allá y decirme “En el futuro, cuando recuerde estos momentos, quizás voy a recordarlos y ver que realmente fui feliz”.

Lejos de mi familia, de mis amigos, de la gente que amo; me ha hecho darme cuenta que en el pasado fui más feliz. Pero en algún momento de ese pasado, cuando era mi presente, pensaba “no soy feliz”, y tomé decisiones. Esas decisiones me han hecho crecer y madurar de una manera en que no podría tal vez haberlo hecho de ninguna otra forma. Y si bien, hoy en día digo “no soy feliz”, entonces ¡qué bueno!

Que bueno que pase eso, porque voy a recordar mi pasado y la nostalgia no solo me va a ayudar a ver los momentos en los que fui feliz, sino también aquellos en los que pensaba lo contrario. Al analizar ambas situaciones, y con lo que he aprendido hasta ahora; podré ser capaz de tomar decisiones nuevamente que, cuando llegue el momento; me permitirán llegar a un futuro en el cuál diré “Siempre fui feliz”.

3 años de GamersMexico

El pasado 24 de abril el proyecto de @GamersMexico cumplió 3 años de existir.

Esos 3 años se traducen en casi 8,000 followers en Twitter y 1,000 Me Gusta en Facebook.

Puede decirse fácil y probablemente muchos dirán que otros lo hacen más rápido. La verdad, creo que sí, pero buscaron maneras fáciles o son personalidades en otros medios que han aprovechado su fama o sus contactos.

GamersMexico nació como una idea realmente sólo por ganas de hacer algo con un puñado de temas que me apasionan y a muchos más.

No tengo contactos en el medio de los videojuegos como para poder tener un patrocinio y aumentar mis seguidores. No he invertido tampoco un solo peso en esto, aún cuando quisiera darle algo más a nuestro público. Hemos tenido problemas de cambios de trabajo, cambios personales y demás durante éstos 3 años, pero el staff sigue siendo el mismo.

Tengo que dar gracias a todos los que nos han seguido a lo largo de 3 años y espero que podamos seguir juntos muchos años más.

Como todos las cuentas de comunidad, empezamos de 0, con menos de 100 seguidores el primer día y poco a poco hemos visto que la gente nos acepta y eso nos ha motivado a seguir creciendo y dar lo mejor que tenemos con los recursos que podemos encontrar.

Quizás no somos los más populares o la sensación de las redes sociales, pero hacemos ésto porque nos gusta, y sobre todo; porque hay gente allá afuera que comparte muchos de nuestras aficiones a los videojuegos, el anime, el manga, los cómics y muchos otros hobbies que hay.

Gracias nuevamente por ser parte de esto y por dejar que sigamos twitteando y compartiendo tonterías por las redes sociales.

¿Y tú? ¿Cómo quieres que te recuerden?

Hace mucho que no hago una entrada en mi blog.
Bueno, quizás sea un buen momento para hacerla.
Acabo de ver el final de Sword Art Online II, así que si no lo han visto y no quieren enterarse *SPOILER ALERT*. Deja de leer ahora mismo.
Bueno, no se trata realmente de enterarse del final del anime, sino de lo que significó para mí y lo que me puso a pensar nuevamente.
Me sorprendió que un anime tratase el tema del SIDA de una manera tan creíble como lo hizo esta serie al final.
Me conmovió mucho la historia de Yuuki y Asuna. Yuuki es una niña de 15 años con SIDA que pertenece a un gremio del juego ALO (Alfeheimhn Online para los que no conozcan nada de la novela o del anime), llamado Sleeping Knights. Para sorpresa de muchos, los miembros del gremio son personas que tienen enfermedades terminales (un miembro tiene leucemia, pero logra salvarse al final de la serie).
Disculpen si voy muy rápido. Repito que mi intención no es hablar enteramente de este grandioso anime, sino de otro tema.
Bueno, resulta que Yuuki y sus amigos reclutan a Asuna, quien es una combatiente muy fuerte; para poder vencer a un jefe de nivel con un solo propósito: Dejar sus nombres grabados en un monumento que todos en el juego pueden ver; ya que quieren dejar huella de su existencia aunque sea en el mundo virtual. Logran su objetivo, pero al final, Yuuki muere debido a complicaciones por VIH, aunque logra una última reunión con Asuna en el mundo virtual y toda la gente que la conoció, ya que era considerada la espadachín más fuerte del mundo de ALO.
Es a partir de este punto que quiero discutir un tema quizás un poco filosófico, pero que me recordó a mucha gente que tuve la fortuna de conocer y que hoy ya no está aquí:
¿CÓMO TE VAN A RECORDAR CUANDO YA NO ESTÉS?
Quizás algunos digan que eso de dejar algo en el mundo virtual es tonto y sin sentido. ¿Pero qué pasa cuando no tienes posibilidad de hacer nada o de moverte, o ni siquiera valerte por ti mismo?
¿Alguna vez has estado tan enfermo o lastimado que no te puedes valer totalmente de ti y has sentido la desesperación que viene con ello? Si alguna vez te ha pasado ¿Cómo has lidiado con eso? ¿Has sentido un dolor tan fuerte que no se lo deseas a nadie, ni siquiera a la persona que más odies en el mundo?
Yo he conocido gente así.
Y cómo han reaccionado siempre me ha dejado sorprendido y hace que me sienta avergonzado cuando me siento deprimido o triste.
Personas como éstas me han dado lecciones de vida que han sido muy valiosas para llevarme a hacer más cuando estoy tocando fondo. Es una lástima que tenga que pasar por depresiones o momentos difíciles para recordar lo que me enseñaron, pero ahora que es uno de esos momentos; quisiera compartirlo con los demás.
Saber que ya no vas a estar es algo que es completamente funesto, por decir lo mínimo.
Recuerdo un diálogo de otro gran videojuego: Metal Gear Solid.
Snake enfrenta a la muerte una y otra vez. Pero en una conversación con otro personaje, tienen un momento que se me ha quedado en la memoria por más de 15 años. Les dejo el link del video a contuación:

https://www.youtube.com/watch?v=7LVMqHFatBw

“Los recuerdos son cosas frágiles” En efecto. ¿Recuerdas tu niñez? ¿Recuerdas la primera vez que besaste a alguien? ¿Recuerdas los olores de cuando tu abuela te hacía tu comida favorita? ¿Recuerdas el sabor? ¿Recuerdas esa sensación de cuando te enamoraste por primera vez?
Yo sí.
No sé el por qué, pero siento que algo que tengo que no muchos saben (o al menos solo las personas con las que tengo una amistad de muchos años y mi familia), y es una memoria muy extensa. Es algo que yo mismo considero a la vez un don y una maldición.
A pesar de todo, si de algo estoy agradecido es de tener tantos recuerdos muy bellos de gente que desafortunadamente ya no está conmigo. Puedo decir que doy gracias que sigan vivos en mis recuerdos. Y la manera en que puedo respetar lo que me enseñaron es nunca olvidarlos. Por eso no me gusta tomar, ya que está probado que por cada borrachera, mueren 100,000 neuronas. Jamás he estado ebrio. Tampoco he probado o me gustaría probar drogas.
Yo creo que sería una falta de respeto a esas personas.
En verdad, las memorias y los recuerdos son frágiles.
Son las lecciones del pasado las que nos dejan conducirnos por el presente y las llaves de nuestro propio futuro.
Y al pensar en eso. ¿Cómo quieres que te recuerden a ti?

Quiero casarme, con una chica que para mí sea la mujer perfecta. Que sea inteligente, tranquila y sobre todo linda. Por ella daría todo lo que tengo y más.
Quiero tener 2 hijos, un niño y una niña (no en ese orden necesariamente), porque pienso que sería lo ideal.
Quiero una casita sencilla con un jardín a la entrada. Algo parecido a lo que describía muchas veces García Márquez en sus historias.
A veces, lo más sencillo es lo que más nos llena.
Quiero contarles a mis hijos de los viajes que he hecho, de la gente que he conocido; y sobre todo transmitirles lo que he aprendido de ellos.
Quiero que ellos sigan creando más recuerdos y que sobre todo aprendan el valor de la vida.
Quiero contarles de la gente que conocí que aun cuando supo que ya no le quedaba mucho tiempo de vida, lo compartieron de alguna manera conmigo y dejaron que pudiera estar con ellos a pesar de su tiempo limitado en esta existencia.
Quiero que vean hacia adelante, que no se sientan mal por los fracasos o por los obstáculos que les pone la vida, como me los está poniendo a mí para superarme como ser humano y como hombre. Que sepan que la vida es una lucha constante, pero que siempre todo sacrificio tiene su recompensa. Que la gente mala siempre paga al final, y la gente que se esfuerza y trata de hacer todo con rectitud siempre tendrá algo bueno.

La vida es un tiempo limitado, pero muy precioso.

Me siento mal ahora mismo porque no encuentro el valor suficiente para decirle a la chica que me gusta lo que siento por ella. Mi inseguridad no me deja actuar. Pero toqué fondo hace una semana cuando no me podía mover y me sentí enojado, frustrado y desesperado. Me mandaron a descansar, pero durante el tiempo que mi cuerpo estuvo descansando; me topé con mi peor enemigo: Yo mismo.
El ser humano es quizás un ente social por necesidad, como lo han expresado muchos filósofos, ya que al parecer su peor enemigo es él mismo. Así me pasó hace una semana.
Me puse a pensar muchas cosas mientras mi cuerpo descansaba. El problema es que mi mente no lo hacía. La mente es un arma poderosa y a la vez peligrosa. Es la espada de Damocles de cualquiera.
La cuestión es, que me sumí en la depresión; pero estoy saliendo adelante. No puedo permitir que algo así me lleve a un punto del cuál no puedo salir. No sería justo luego de los ejemplos de vida que he tenido.
Es gracias a los recuerdos de esas personas, que estoy logrando salir adelante; que estoy buscando la fuerza y el coraje necesario para poner en orden mis sentimientos y dar el siguiente paso en lo que espero, pueda convertirse en una de las mejores etapas de mi vida. Estoy cansado de la gente que quiere tomar la vía rápida y cómoda dentro del trabajo y otras cosas. Estoy cansado de la gente mala que tiene cosas buenas a cambio de acciones nada honradas. Pero el único que puede dar el paso hacia adelante soy yo. Quiero crear mis recuerdos de la manera en que pueda honrar la memoria de mis familiares y amigos que se fueron. Y quiero que la gente me recuerde simplemente como alguien que solo hacía lo correcto.

La vida es corta, y está llena de tentaciones y miedo. Pero Buda hizo ese descubrimiento, y tras deshacerse del ego, llegó muy lejos. Quizás estoy apenas empezando este etapa, pero la lucha por quitarme mi ego ya lleva muchos años. Tal vez, solo tal vez; estoy progresando un poquito.

Honor a quien honor merece.

Gracias Pachis, Lupe, Anita y Erik. No están aquí para verlo, pero ojalá y cuando nos encontremos en otro mundo me cuenten de sus viajes y aventuras de los mundos que hayan conocido.

Mitos y leyendas del mundo – Yotsuya Kaidan (Iemon y Oiwa)

He estado leyendo historias de fantasmas y otros mitos y leyendas cuando me topé con algo muy bueno de folklore japonés. 

Los japoneses se caracterizan porque sus historias de horror son muy especiales. Tienden a crear un miedo en la audiencia como pocas historias lo logran. Esta es LA HISTORIA que creo la base para los relatos de venganza desde el más allá en Japón. Es la base para películas y relatos del tipo Ju-On (La maldición) y Ringu (El Aro)

Voy a dejar un poco de lado los detalles históricos y los datos para ir directo a la historia. Pero les dejo el link de Wikipedia para que tengan un punto de partida si desean seguir leyendo de esta historia y sus adaptaciones al cine (que les recomiendo la versión de 1959, que está muy buena, en Youtube está completa).

http://es.wikipedia.org/wiki/Yotsuya_Kaidan

La siguiente es una versión personal a partir de todo lo que he leído. Así que perdónenme si se me pasa algún detalle. 

 

Yotsuya Kaidan – La tragedia de Oiwa y su venganza sobre Iemon. 

Iemon era un samurái sumido en la pobreza. No tenía amo y su trabajo ahora consistía en hacer sombrillas para mantener a su esposa y a su bebé recién nacido. Su esposa era muy hermosa, y se llamaba Oiwa. A ella no le importaba su pobreza. El sólo hecho de estar junto con su bebé y su marido era más que suficiente. Pero para Iemon, la pobreza lo disgustaba en sobremanera. Esto lo llevó a llegar a odiar a su esposa. 

Image

Resultó que un buen día, Oume, la hija de un vecino rico; se enamoró de Iemon, pero ella sentía que jamás sería tan bella como lo era Oiwa. Entonces el padre de Oume, junto con Iemon, tratan de deshacerse de Oiwa y llevar a cabo la boda. Para ello, le hicieron llegar una medicina, que decían; le ayudaría a recuperarse rápidamente del parto. 

Pero en realidad, era un veneno, el cuál provocó que Oiwa quedara desfigurada de un lado de la cara y que su cabello anteriormente hermoso cayera a mechones. Oiwa no sabía bien que le habia ocurrido porque era tanta su pobreza que no tenía un espejo.

Iemon entonces mandó a un sirviente a que la violara, para que pudiera tener un pretexto válido para rechazarla como esposa; pero el sirviente, por el cariño que le tenía a Oiwa no pudo hacerlo. En su lugar le entregó un espejo y le contó el plan de Iemon. La pobre mujer quedó tan horrorizada por su aspecto, así como por el plan de su marido que se suicidó y maldijo el nombre de Iemon al morir. 

El pobre sirviente quedó terriblemente espantado por lo que había pasado y le contó a Iemon lo que había ocurrido. Al ver que su sirviente no había cumplido su orden y que había un cabo suelto, decidió matarlo ahí mismo. 

Luego, clavó los cuerpos a una tabla. Uno en cada cara. Así, parecería que hubieran sido amantes y el no tendría problemas en casarse con Oume; ya que en su estatus de samurai podría decir que había repudiado a su esposa por ser infiel y fea. Luego de que los clavó, los arrojó a un río cercano. 

Image

La boda entre Iemon y Oume tuvo lugar pronto, y se encontraban en su noche de bodas. Cuando estuvieron a solas y a oscuras, Iemon se preparaba para pasar la noche con su nueva esposa. Pero cual fue su sorpresa al ver que en la cama no se encontraba Oume, sino la desfigurada y sangrienta Oiwa clamando venganza desde el más allá. 

Siendo un samurai, Iemon aprestó su espada y corto la imagen de Oiwa, quien gritó cuando el acero atravesó su cuerpo. Cuando vio el cuerpo en el suelo, para su horror se dio cuenta que no era Oiwa quien yacía en el suelo sino Oume. Iemon salió corriendo de la habitación completamente asustado y en el pasillo vio a alguien más. Pensando que podría pedir ayuda, Iemon corrió hacia aquella persona. 

Pero cuando se acercó lo suficiente volvió a ver la cara desfigurada de Oiwa, quien lo seguía maldiciendo. Volvió a tomar su espada y la volvió a cortar. 

Cuando cayó al suelo, volvió a mirar para asegurarse que efectivamente esta vez era Oiwa. Pero no fue así. En el suelo yacía cubierto de sangre su nuevo suegro. 

Iemon huyó de inmediato a las montañas para evitar ser reconocido por el doble asesinato que acababa de cometer. 

Pero jamás estuvo a salvo. Siempre veía a Oiwa en todas partes y a todo momento. Inclusive en los faroles veía aquel rostro desfigurado.

“Iemon-dono… ¿Qué mal te hice yo?”

“Iemon-dono… Algún día tendré mi venganza por mi honor.”

“Iemon-dono….”

 

Se empezaba a volver loco. 

A donde quiera que volteaba, veía a Oiwa y su horrible rostro. 

Llegó a hacerse pescador luego de un tiempo, pero lugar de peces, siempre atrapaba la tabla en la cual había clavado a Oiwa y al sirviente. 

La locura estaba acabando con él. Ya no sabía que hacer. Pero no estaba dispuesto a manchar su honor admitiendo su primer crimen.

Cada día veía a su esposa Oiwa maldiciéndolo por lo que le había hecho y esto siguió y siguió por siempre; hasta que un día llegó a su escondite el hermano de Oiwa.

El cuñado vio a Iemon sumido en la desesperación, pero no le importó y lo retó a duelo para restablecer el honor perdido de su hermana muerta. 

Iemon seguía lo suficientemente cuerdo para pelear por su vida, y aceptó. 

Ambos hombres se batieron en duelo. Las espadas chocaron una contra otra innumerables veces. Ambos hombres estaban decididos a acabar con su oponente. El hermano de Oiwa no era un samurai y en un momento se vio acorralado por su enemigo que estaba mejor entrenado. 

Iemon estaba a punto de darle el golpe de gracia cuando Oiwa se le apareció entre él y su hermano para seguir maldiciéndolo. 

El otrora samurai se congeló de golpe y gritó con horror ante la aparición. El cuñado no parecía saber que era lo que estaba pasando, pero aprovechó el momento de distracción de Iemon para asestarle un golpe fatal con su espada. 

Iemon murió con una expresión de dolor y terror en su cara. 

La venganza de Oiwa estaba completa. 

Image

 

Esta es la historia de fantasmas más conocida de Japón. 

La representan en el teatro Kabuki cada año en verano, porque las fiestas de difuntos son en verano en Japón. 

En lo personal, le veo cierta similitud con el mito de La Llorona en México. Tiene muchas diferencias, pero en algunas partes se cree que la Llorona es un espíritu vengativo como Oiwa. Son pocos los puntos de comparación, pero la verdad es una historia muy buena y solo traté de hacerla lo más simple posible. Vale la pena investigar un poco más sobre esta leyenda si les gusta el terror en general. 

Voy a tratar de escribir más de estas leyendas, tanto de México como de otros países; porque el tema siempre me ha apasionado. 

También me gusta darles un poco mi toque personal, porque me gusta contar historias por escrito. XD

Escribir es una de mis pasiones y espero algún día, de ustedes también. 

Saludos. 

A 10 años de ‘Shaun of the Dead’

Simplemente, de lo mejor en el cine de zombies. Es un “must see” del género.

SALONDELMAL.com

La primera vez que vi Shaun of the Dead, no tenía idea con qué diablos me iba a encontrar. En ese tiempo no me mantenía tan informado sobre todo lo que no fuera un embutido gringo y, de hecho, la mayoría de los tráilers que veía eran los que presentaban en el cine. Aunque igual a mediados de la década pasada, aún eran valiosas para mi las recomendaciones del dueño del videoclub o de la picada en el persa.

También estaba el azar. Tomar una película no hollywoodense, ver la caratula y arrendar de pura tincada. Algo que te permitía la mayoría de las veces, siendo sincero, encontrarte con pura mierda. Claro que de vez en cuando, cuando menos te lo esperabas, esa jugada te abría la puerta a una maravilla.

En el caso de Shaun of the Dead, la primera vez que la vi, fue solo porque…

Ver la entrada original 639 palabras más