El “Brexit” de 2016 y otros hechos “históricos”

El día de hoy en la mañana, las noticias de varios medios anunciaron la decisión por referéndum, sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

No suelo escribir de esto, pero me parece importante abordar un poco el tema porque es algo de actualidad en este momento y me gustaría recordar un poco de lo que ha pasado en lo que llevo de vida.

¿Qué significa? En pocas palabras, significa que todo el Reino Unido (Inglaterra, Escocia, Gales y demás) saldrían de las normativas económicas y migratorias de la Unión Europea. Esto es de manera general.

¿Pero que significa para la gente común como nosotros? Bueno, tendrá repercusiones en los mercados. El peso se devaluará nuevamente frente al dólar y otras monedas. Aumentarán los precios de varios productos importados y el panorama parece anunciar una nueva recesión económica.

Es un hecho catalogado como “histórico”. Porque la Unión Europea existe desde 1992 como tal. Un bloque de países con facilidades para comprar y vender productos que se mantuvo casi 30 años.

Y ahora, luego de todo ese tiempo, esa unión se ha fracturado.

Me hace pensar en todos esos eventos que han marcado al mundo y a mi realidad desde que nací. Todo esto lo estoy escribiendo de memoria, sin consultar Google, Wikipedia u otras fuentes. Me disculpo de antemano por los errores que pueda contener, pero así los tengo guardados en mi cerebro.

Me tocó ver, al menos desde el punto de vista de un niño y un adolescente que todavía no sabía que era qué en el mundo; la caída del muro de Berlín y la reunificación de las Alemanias. Se habían mantenido separadas desde la Segunda Guerra Mundial. Y el mundo celebró como nunca. Lo veías en la tele y en todos los periódicos. El principio de la globalización.

Veía en las noticias la llamada “implosión” de la Ex-Unión Soviética en 1991. El bloque soviético también se había mantenido unido desde el final de la anterior gran guerra, y fue tema de muchas noticias durante la Guerra Fría. Incluso fue una super potencia que le causaba terror a los Estados Unidos, y eran prácticamente el enemigo jurado de los americanos y del estilo de vida “libre” que era el capitalismo. Todo eso derivó en la “guerra civil” que de alguna manera creo todos los nuevos países que hoy en día existen en Europa del Este. Todos los días eran noticias de bombardeos en Chechenia, Bosnia-Herzegovia, Yugoslavia y demás hasta casi al final de los 90’s.

Del lado de México, me tocó ver el inicio del TLC (Tratado de Libre Comercio) entre México, Estados Unidos y Canadá. Antes de eso, tener algo importado de EU significaba que tu familia era rica, porque las cosas costaban carísimas para traerlas, o que al menos alguien de tu familia las traía y sacaba dinero de eso. Recuerdo todavía a una señora que se apellidaba Parra, que hacía eso. Iba a EU y traía tantas cosas para vender, que de vez en cuando visitaba a mi familia y le comprábamos varias cosas. Aunque en ese entonces no era consciente que todo estaba más caro que el precio de lista al que lo había adquirido.

Me tocó ver el inicio del movimiento Zapatista en Chiapas, México. La imagen del subcomandante Marcos y las banderas del EZLN inundaban las noticias nacionales a principios de 1994. Siempre pensé que México entraría a una guerra civil, pero nunca pasó. Ese mismo año, cambiamos a una moneda más devaluada, quitándole 3 ceros al peso mexicano. $1,000 pesos de antes se volvieron solamente $1 peso. Fue un cambio terrible, y a los 10 años pensaba que mi dinero ya valía menos. No hacía falta ser un genio para darse cuenta que el gobierno de ese entonces quería tapar el sol con un dedo.

Me tocó el inicio del internet comercial como lo conocemos ahora. El internet a través del cable de teléfono y conectándote gratis con discos de instalación de America Online y Terra aquí en México. Aprender a navegar, los primeros sitios para compartir archivos mediante el protocolo P2P (Napster jamás lo usé, pero AudioGalaxy, Ares y LimeWire sí). El inicio de YouTube y Facebook.

La transición de los celulares tipo “ladrillo” a aquellos más pequeños. La evolución de sólo poder hacer llamadas a integrar el servicio de SMS que antes era ocupado por los “bípers”.

El paso del teléfono de disco al de tonos.

De usar videocasetteras Beta a VHS y de ahí al DVD, Blu-Ray y descarga digital.

La llegada del nuevo milenio y el miedo al “efecto año 2000” en las computadoras y demás servicios conectados a la World Wide Web. No se cayeron aviones ni los mercados se estancaron. Y aquellas personas que se escondieron en cuevas por miedo al fin del mundo pues no pudieron recibir al año 2000 como se

El mundo se conmocionó de nuevo el 11 de septiembre de 2001 con los ataques terroristas a las Torres Gemelas. Todavía recuerdo a mi maestra de matemáticas gritando “¡Bombardearon Estados Unidos! ¡Bombardearon Estados Unidos!” y todos veíamos las pantallas de televisión en Pabellón Polanco que había entonces con escenas que parecían sacadas de una película de acción americana. Todavía recuerdo preguntar a mis amigos que parecía en serio algo sacado de una película. Ese evento cambió totalmente la manera en que se vigilaban aeropuertos y otros puertos de entrada para siempre. 15 años después, todos esos chequeos de seguridad siguen y aún así los vemos como si fueran algo normal, cuando la generación de nuestros padres y abuelos que viajaban por avión jamás habían pasado por eso.

Me ha tocado ver muchas cosas en 30 años.

Y algo que está demostrado, digan lo que digan de mi generación; es que somos adaptables. Somos prácticamente el darwinismo con patas. Nos adaptamos a todo cambio que hay, y hemos visto como aquellos que no han aceptado el cambio, se quedan atrás.

Lo que pasó hoy en Europa, me ha dejado pensando si es que estamos yendo en sentido opuesto al progreso.

Han habido cosas buenas y malas en el mundo que nos han obligado a cambiar mucho, pero ésta es una de las peores desde mi punto de vista. Gente ya grande que quiere regresar a como eran las cosas en su época “antes de” todo. En mi opinión, esto es un pensamiento “retrógrado”. Estamos viendo como mucha gente de generaciones pasadas están reviviendo el racismo y otras prácticas que la historia ha marcado como crueles e inhumanas. Y lo peor, es que están influenciando a la generación que sigue a la mía, porque a ellos no les tocó adaptarse, sino ya les está tocando todo adaptado a sus necesidades desde que nacen.

Espero que nos demos cuenta de que como humanidad, estamos fallando; y que los cambios que vengan sean más positivos.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s